cronica4Más de 6.000 peregrinos

La mañana del 25 convocaba en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Aguadulce a los peregrinos, que en torno a 6.000 acudieron a la Misa de Beatificación. Era la solemnidad de la Anunciación y la misa sería la propia de esta solemnidad, obligada en toda la Iglesia, pero con especial imperativo en Almería, por ser el misterio de la Encarnación titular de la Santa Apostólica Iglesia Catedral. Las puertas de acceso al recinto se abrían a las 8,00h y la explanada de aparcamiento comenzaba a recibir autobuses de las comunidades parroquiales de la diócesis, pero muchos también venidos de las parroquias de Granada y Guadix, peregrinos de etnia gitana de distintas diócesis españolas que habían llegado la víspera y participado en la Velada de recepción. Todos estos grupos de fieles, encabezados por sus párrocos y vicarios parroquiales se sumaban al gran número de responsables vicarios generales y episcopales, Delegados para las Causas de los Santos confluían en el recito.

El recinto ferial del Palacio de Congresos y Exposiciones convertido en espacio sagrado

La acomodación del recinto ferial del Palacio de Congresos ha sido un logro de ejecución. Toda la logística ha tenido un coordinador eficaz en la persona del Vicario general monseñor Miguel Romera Domene, que ha contado con las empresas de ejecución necesaria. El proyecto diseñado por el arquitecto Miguel Nieto, al que se deben diversos proyectos diocesanos de mantenimiento y nueva planta, ha sido realizado por la empresa de eventos «Imagen Corpórea», con cuya intervención se acertó a crear un espacio sagrado funcional y de gran valor estético distribuido entre el ámbito destinado a presbiterio propiamente dicho, la ubicación adecuada para los cardenales, arzobispo y obispos presentes, acompañados por los sacerdotes que por sus cargos pastorales les seguían en orden de prelación. (Crónica completa disponible en Leer más)

Las piezas de altar y ambón bien confeccionadas en madera con un estilo sencillo y uniforme concentraban la atención de la acción sagrada. En una meseta un poco más elevada, tras el altar, se hallaba la sede traída del Palacio Episcopal, desde la cual presidiría el Cardenal Legado la celebración. En un nivel ligeramente inferior, flanqueando al Cardenal Legado se habían dispuesto dos asientos destacados para el Obispo de Almería y el Arzobispo metropolitano de Granada.

Presidía el recinto sagrado confeccionado para la ocasión el hermoso Cristo del Amor, obra del artista almeriense indaliano Jesús de Perceval, que repuso en los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo gran parte de la imaginería destruida por la persecución religiosa. Esta magnífica talla preside el muro frontal de la capilla mayor de la iglesia parroquial de San Sebastián en la capital.

Dos pilastras estaban dispuestas en el improvisado presbiterio del recinto ferial, una para recibir en la víspera de la Beatificación la imagen sagrada de la Virgen del Mar, Patrona de Almería, y en su momento, como parte del ritual de la Beatificación, el precioso Relicario de los Mártires, una pieza barroca restaurada muy bella, destinada a relicario múltiple, en la cual se habían colocado reliquias de varios mártires, representativos del conjunto. Las reliquias han sido posibles gracias al complejo trabajo de exhumaciones realizado por el tribunal diocesano constituido al efecto y presidido por el Vicario Judicial don José Juan Alarcón Ruiz.

El aforo y el voluntariado

El recinto dispuso de 6.000 sillas, medio infalible para calcular la asistencia de fieles que abarrotaban el recinto. El cálculo de asistente fue progresivamente modificándose a medida que se acercaba la fecha, partiendo de las 4.000 sillas primeras, su número se fue incrementando hasta alcanzar la cifra mencionada, quedando tan sólo las últimas filas sin ocupar durante la celebración, si bien la gente seguía llegando. Ubicadas las últimas filas a cierta lejanía del espacio celebrativo, todos pudieron seguir la celebración desde todos los ángulos del recinto gracias al sistema de pantallas, una de ellas de grandes dimensiones, montadas al efecto. Se ha aprovechado el acontecimiento, para instalar pantallas también en la Catedral de Almería y facilitar el seguimiento de las celebraciones de mayor concurrencia desde los distintos ángulos de la Catedral. Estas pantallas se estrenaron en la Misa de Acción de gracias del día 26, Domingo IV de Cuaresma.

En las filas primeras filas delante del espacio celebrativo se colocaron todos los presbíteros y diáconos asistentes, que concelebraron la santa Misa. Detrás las autoridades y los familiares de los mártires en espacios acotados para ellos. Casi medio centenar de alcaldes acompañaron a las parroquias de los municipios de procedencia de los mártires y de los lugares donde fueron martirizados, sin distinción de militancia política en un gesto apreciado por todos los fieles de verdadera concordia social y respeto religioso. Los representantes de las instituciones civiles y militares acompañaron a la multitud congregada.

Colocar y atender a los fieles fue tarea del voluntariado, dos centenares de jóvenes y adultos que coordinó con agilidad el sacerdote José María Sánchez García, delegado episcopal para el Apostolado seglar. Una singular aportación al desarrollo logístico de la Beatificación se ha debido a la Asociación privada de fieles «Providencia», a jóvenes y adultos de las Hermandades y Cofradías y colaboradores parroquiales, la mayoría del apostolado seglar. Tarea de este voluntariado fue la acogida y acomodación de los peregrinos, la preparación de los paramentos litúrgicos y vasos sagrados al servicio del altar y su custodia, recogida de la colecta, ayuda a los sacerdotes y diáconos en la distribución de la sagrada Comunión (hasta 40 puntos, que agilizaron la distribución), traslado de los instrumentos litúrgicos y retorno a su lugar.

 

cronica1cronica2cronica3

Pin It
Noticia del canal electrónico no encontrada

BANNER02

728x90