Servir a Dios, no servirse de Dios.  Dios y el Estado

El Evangelio está centrado en la frase final de Jesús y a ella remite también la primera lectura, en la  que se habla de que Dios se sirve del pagano Ciro para realizar sus planes de salvación; el relato es el marco necesario para entender la frase final, aunque también contiene una enseñanza importante sobre  la sinceridad y libertad de Jesús y sobre la hipocresía de los que le preguntan.

Los enemigos de Jesús están buscando motivos para acusarle  y envían a preguntarle si es lícito dar tributo a César; los enviados son fariseos, enemigos del tributo a Roma, y herodianos, partidarios. Si responde que sí, se opone a fariseos y especialmente al pueblo enemigo del tributo; si dice no, se opone a los herodianos que lo acusarán a las autoridades romanas (como de hecho hicieron los sanedritas ante Pilato más tarde cf. Lc 23,2). Quieren un sí o un no claro. Y para forzar la respuesta halagan hipócritamente a Jesús alabando su forma de enseñar, siempre fiel al plan de Dios y libre ante los hombres. Formulan una pregunta de carácter esencial: es lícito, es decir, como una regla general permanente.  Los fariseos niegan el tributo por razones teológicas, porque según ellos pagar el tributo al emperador es reconocer su soberanía y ellos sólo tienen un soberano, Dios.

Pero Jesús replantea la cuestión pasándola a un plano existencial. Pide que le enseñen la moneda del tributo y le enseñan un denario, moneda romana. Han caído en la trampa. ¿Quién obliga a un fariseo llevar moneda romana en el bolsillo? La lleva porque le interesa beneficiarse de las ventajas económicas que ofrece el comercio dentro del Imperio romano. Jesús pregunta de quién es la imagen y la inscripción. De César (Tiberio César), responden. Y termina Jesús: Pues lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios,  es decir, hay que estar con relación a Roma a las duras y a las maduras: si os beneficiáis de Roma en lo económico, devolved contribuyendo al orden del Imperio, sin excusaros por falsos motivos religiosos, y devolved a Dios todo que es de Dios, todo, incluido el mundo de César, que no hay que verlo como opuesto a Dios.

         El texto no contrapone Estado e Iglesia (ésta no aparece en este contexto), sino Dios y Estado. Todo es de Dios creador, incluso el Estado, querido por Dios en función del bien común de las personas que deben organizarse para ello (cf. Rom 13,1-7). Por eso todos los hombres y todas las instituciones humanas han de devolver (el significado propio del verbo apodídomi es devolver) a Dios creador lo que es de Dios, es decir, todo lo recibido de él y querido por él , la vida, los bienes, el Estado... Esto quiere decir que el Estado no es una instancia absoluta que determina el bien común por sí mismo, pues está sometido a Dios, que en este caso manifiesta su voluntad no por la revelación positiva, es decir, por los contenidos de la revelación judeo-cristiana, sino por un medio al alcance de todos los pueblos, la ley natural inscrita en el corazón de los hombres.

No basta por ello la simple mayoría de votos para decidir lo que es bueno o malo, el llamado positivismo jurídico, hay que buscar siempre y acomodarse a los grandes valores  humanos: el bien, la vida, la justicia, el bien común... Como dijo Benedicto XVI ante el parlamento alemán:”El cristianismo nunca ha impuesto al Estado y a la sociedad un derecho revelado... En cambio se ha referido a la naturaleza y a la razón como verdaderas fuentes de derecho, se ha referido a la armonía entre la razón objetiva y subjetiva , una armonía que, sin embargo, presupone que ambas esferas están fundadas en la Razón creadora de Dios”.

         ¿Y la Iglesia y el Estado? La Iglesia, por una parte, no se identifica con Dios, es depositaria viviente de la revelación positiva de Dios y, en cuanto que ésta ayuda a conocer mejor la ley natural,  ha de procurar que esta revelación impregne todas las relaciones sociales;  por otra, como está compuesta de ciudadanos, y en cuanto tales están obligados al bien común de la sociedad y han de contribuir en conciencia a este fin, obedeciendo a las legítimas autoridades y pagando tributos, y en la medida de lo posible, han de procurar que el plus que añade la revelación positiva a la ley natural llegue también a las leyes que ordenan el bien común, pero nunca imponiendo, sino proponiendo, haciendo ver cómo contribuye al bien común.

La base del Estado es la ley natural, la revelación positiva aclara aspectos y ayuda a conocerla mejor. No se puede identificar Comunidad cristiana y Estado, que son dos realidades distintas que han de procurar ayudarse mutuamente a cumplir sus cometidos. En vísperas de elecciones es importante tener todo esto en cuenta para elegir representantes dispuestos a legislar y gobernar de acuerdo con la ley natural

En la Eucaristía, por una parte, la Iglesia pide por todos los gobernantes para que Dios los ilumine y fortalezca en su tarea de buscar el bien común del pueblo, y, por otra, los cristianos devuelven al Padre por medio de Jesucristo su vida como ciudadanos a modo de ofrenda espiritual.

Primera lectura: Lectura del libro del profeta Isaías 45,1-4-6: Llevo de la mano a Ciro para doblegar ante él las naciones

Salmo responsorial: Salmo 95,1.3.4-5.7-8.9-10ac: Aclamad la gloria y el poder del Señor

Segunda lectura: Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 1,1-5b: Recordamos vuestra fe, esperanza y caridad

Evangelio: Lectura del santo Evangelio según san Mateo 22,15-21: Devolved al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Pin It

728x90ES2

BANNER02

728x90