Sembrad, pues habrá cosecha

El Evangelio de este domingo, junto con el de los dos domingos siguientes, está tomado de una sección de san Mateo (Mt 13) cuya finalidad es iluminar con la palabra de Dios el fenómeno de la incredulidad y la postura que tiene que tomar el cristiano ante ella. Se trata de un fenómeno presente en toda la Historia de la salvación, que vivieron los profetas, vivió Jesús y vivimos nosotros, los que vivimos en una época en que aparentemente son cada día menos los creyentes, situación que puede desmoralizar.

Jesús vivió esta situación. Los primeros momentos de su ministerio fueron de acogida popular calurosa: ha surgido un profeta que hace el bien, habla de Dios como padre, vive en medio del pueblo sencillo: “Al ver la gente la señal que había realizado, decía: « Este es verdaderamente el profeta  que iba a venir al mundo. » Dándose cuenta Jesús de que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo (Jn 6,14-15). Pero Jesús no halagó al pueblo con falsos mensajes, sino que expuso con sinceridad el plan de Dios: « Maestro, sabemos que eres veraz y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas, sino que enseñas con franqueza el camino de Dios»... (Mc 12,14). El Reino de Dios que anunciaba no era un reino político-religioso como esperaba la mayoría, sino un reinado de Dios Padre que crea un pueblo de hijos que viven fraternalmente; su ley será el amor, el servicio, el dar la vida por los demás. El anuncio de la Eucaristía lo resume todo.  

Naturalmente este mensaje no agradaba al pueblo. Muchos de sus discípulos, al oírle, dijeron: « Es duro este lenguaje. ¿Quién puede escucharlo?...  Desde entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con él. (Jn 6,60.66). Es lo que se conoce como “crisis de Galilea”, un momento en que la masa abandona a Jesús y sólo le sigue un pequeño grupo. Este es el contexto de la parábola del sembrador, cuya enseñanza básica es la convicción que tiene el sembrador de que habrá cosecha, por eso siembra y trabaja, aunque es consciente de que parte de la semilla se perderá y no todas las semillas darán el mismo rendimiento. Éste dependerá de la calidad del terreno, como se explica un poco más adelante en el mismo evangelio de Mateo.  Con esta y otras enseñanzas semejantes Jesús mantenía la moral de sus seguidores.

Es una enseñanza también necesaria para los cristianos que vivimos en un mundo aparentemente cada día más descristianizado. ¡Habrá cosecha! Mejor, la cosecha ya existe, porque ya ha tenido lugar con la resurrección de Jesús. El problema no es si vendrá o no plenamente el reino de Dios, que vendrá, sino la respuesta que damos los hombres, que el Padre quiere que sea lo más amplia posible y por eso nos envía a continuar la misión de Jesús. A pesar del ambiente negativo hay que seguir sembrando el Evangelio, porque habrá cosecha. Es curioso que en el libro del Apocalipsis, cuando  se narran las dificultades que vivirá la comunidad cristiana,  se la invita a cantar el himno de victoria del final, cuando triunfe plenamente la salvación de Dios y comprendamos todos los porqués que ahora nos desconciertan: ¡Grandes y maravillosas tus obras, Señor Dios omnipotente! ¡Justo y verdaderos tus juicios, oh rey de los siglos!... (Apoc 15,3. La liturgia nos invita a hacer lo mismo, integrando estos himnos en la hora de vísperas).

Por otra parte, la palabra sembrada tiene un dinamismo propio, que realiza su contenido (1ª lectura). Hay que sembrarla con fe en su propia eficacia. El que la acoge tiene vida eterna (Jn 1,12), el que la rechaza se excluye de ella. Por eso Jesús afirma que su palabra juzga, pues pone de manifiesto el tipo de tierra que hay en cada corazón: Si alguno oye mis palabras y no las guarda, yo no le juzgo, porque no he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien le juzgue: la Palabra que yo he hablado, ésa le juzgará el último día;  porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado me ha mandado lo que tengo que decir y hablar, y yo sé que su mandato es vida eterna. Por eso, lo que yo hablo lo hablo como el Padre me lo ha dicho a mí. » (Jn 12,47-50).

Celebrar la Eucaristía es celebrar, por una parte, la cosecha final, y, por otra,

la eficacia de la Palabra que se nos entrega para alimentarnos y transformarnos.

Primera lectura: Lectura del libro del profeta Isaías 55,10-11: La lluvia hace germinar la tierra

Salmo responsorial: Salmo 64: La semilla cayó en tierra buena y dio fruto

Segunda lectura: Lectura de la carta de san Pablo a los Romanos 8,18-23: La creación expectante está esperando la plena manifestación de los hijos de Dios

Evangelio: Lectura del santo Evangelio según san Mateo 13,1-23: Salió el sembrador a sembrar.

Pin It

BANNER02

728x90