Cristo resucitado nos ha preparado una morada junto al Padre

El domingo pasado la liturgia nos aproximaba al misterio de la resurrección de Jesús con la comparación del Buen Pastor, este domingo lo hace con el tema preparar una morada, con el que Jesús explica lo que significa morir y resucitar por todos.

Dios padre es el Dios del amor y de la vida. El anhelo de todas las religiones y la finalidad de todos los sacrificios es llegar a él para compartir su amor, perfección y alegría. La etimología de sacrificium es lo que hace sagrado porque acerca a Dios. De mil maneras lo ha intentado inútilmente la humanidad. ¿Cómo llegar realmente a Dios? Si Dios es amor puro, el único camino que realmente acerca a él es el amor puro. )Y quién es capaz de amar así, después del pecado original? Dios padre, porque es amor puro, ofreció la solución: envió a su Hijo, por el que había creado todas las cosas, para que se hiciera hombre, y a sus ojos un hombre especial, pues representaba a toda la humanidad. Su tarea era recorrer el camino del amor puro en nombre propio y de toda la humanidad. La carta a los Hebreos lo resume cuando presenta la vida de de Jesús como un Getsemaní: AEl cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que  podía salvarle de la muerte, fue escuchado por su amor serio, y aun siendo Hijo, con lo que padeció experimentó la obediencia;  y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen@ (5,7-9). Jesús vivió lo que significa una existencia mortal y pidió la plenitud de la vida, fue escuchado y la consiguió en la resurrección por su vida consagrada a hacer la voluntad del Padre por amor, consguiéndola para él y para todos los que representaba.

Cuando el Padre acepta la ofrenda de Jesús resucitándolo, lo acepta a él y a todos los que representa, pues la encarnación es irreversible. Desde que el Hijo de Dios se hizo hombre, nunca abandonó su condición humana; la muerte no la destruyó sino que la glorificó. Desde entonces todos los hombres tienen la posibilidad real de llegar a Dios, siempre que ratifiquen en su vida el camino de amor recoprrido por Jesús: APues no recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos  adoptivos que nos hace exclamar: (Abbá, Padre!  El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios.  Y, si hijos, también herederos: herederos de Dios y coherederos de Cristo, ya que sufrimos con él, para ser también con él glorificados@ (Rom 8,15-17).

Jesús, muriendo y resucitando, nos ha preparado una morada, que está en su corazón resucitado. En su muerte cesa momentáneamente su presencia material junto a sus discípulos, pero en su resurrección vuelve a ellos y los capacita por medio de su Espíritu para que recorran el camino que lleva a su morada junto al Padre.  Él mismo es el camino, pues se trata de que cada uno recorra personalmente el camino de amor que él recorrió. Y añade: la verdad y la vida.  El sentido del conjunto es: Yo soy el camino (porque yo soy) la verdad (o revelación auténtica de Dios) y la vida (puesto que vive en el Padre y el Padre en él). Por ello Jesús no es un simple maestro de sabiduría y moral, es la presencia humanizada del Dios de la vida y el amor que sale a nuestro encuentro y nos lleva de la mano a Dios padre. Para los cristianos la única imagen válida de Dios es la revelada por Jesús: Dios es el padre de nuestro señor Jesucristo. Igualmente la moral cristiana no es un capricho impuesto por Dios sino el camino real que nos lleva a él, y como este camino es el del amor y éste se realiza en la vida secular de cada persona en su familia, trabajo y compromisos sociales, el camino que nos lleva a Dios no nos aliena de este mundo sino que nos compromete seriamente con él.

La Eucaristía es fundamental en la vida cristiana. Jesús la instituyó como resumen y memorial de todo lo que él hizo para llegar al Padre. En ella damos gracias al Padre por su obra y se hace presente el sacrificio de Jesús, para que nos unamos a él y recibir fuerzas para actualizarlo en nuestra vida y de esta forma ir tomando posesión de nuestra morada.

Primera lectura: Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 6,1-7: Escogieron a siete hombres llenos del Espíritu Santo

Salmo responsorial: Sal 32: Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Segunda lectura: Lectura de la primera carta de san Pedro 2,4-9: Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real

Evangelio: Lectura del santo Evangelio según san Juan 14,1-12: Voy a prepararos una morada

Pin It

BANNER01

728x90