Dice Benedicto XVI en la Exhortación Apostólica “Sacramentum Caritatis” 46:«La necesidad de mejorar la calidad de la homilía está en relación con la importancia de la Palabra de Dios». En efecto, ésta «es parte de la acción litúrgica»; tiene el cometido de favorecer una mejor comprensión y eficacia de la Palabra de Dios en la vida de los fieles. Por eso los ministros ordenados han de «preparar la homilía con esmero, basándose en un conocimiento adecuado de la Sagrada Escritura». Han de evitarse homilías genéricas o abstractas. En particular, pido a los ministros un esfuerzo para que la homilía ponga la Palabra de Dios proclamada en estrecha relación con la celebración sacramental (SC 41) y con la vida de la comunidad, de modo que la Palabra de Dios sea realmente sustento y vigor de la Iglesia. Se ha de tener presente, por tanto, la finalidad catequética y exhortativa de la homilía.

         Mis comentarios no pretenden en absoluto ofrecer una homilía, sino una idea central basada en las lecturas que se proclaman, que ayude a profundizar en su mensaje central y, en su caso, a preparar la homilía, que cada cual deberá concretar a la situación de sus oyentes. Por eso, en la brevedad que exigen estos comentarios, ofrezco un tema doctrinal, unas sugerencias para la vida y otras para su relación con la celebración de la Eucaristía.

         El Papa sugiere la predicación de homilías temáticas, siempre respetando el leccionario. Por ello, puesto que la idea de fondo de los domingos de Adviento es la esperanza, he pensado presentar en los diversos comentarios, las distintas facetas de esta virtud teologal, tan importante en la vida cristiana. Estudiadas las lecturas de cada domingo, desarrollaré las distintas facetas de la esperanza como idea de fondo de cada domingo, lo que no impide el que se aluda brevemente a otros aspectos ya desarrollados o que se presentarán.

* Primer domingo de Adviento: Is 2,1-5; Rom 13,11-14; Mt 24,37-44.

         La esperanza escatológica

                   - Qué es

                   - Fundamento: las promesas (1ª lectura)

                   - Exige vigilar (2ª lectura y Evangelio)

                       

* Segundo domingo de Adviento y fiesta de laInmaculada (lecturas: Gen 3,9.15.20; Ef 1,3-6. 11-12; Lc 1,26-38); lecturas del 2º domingo de Adviento: Is 11,1-10; Rom 15,4-9; Mt 3,1-12. De por si tiene preferencia el 2º domingo de Adviento pero la Santa Sede ha concedido la liturgia de la Virgen y una de las lecturas de Adviento, explicitando en la homilía el tema de Adviento.

María, modelo de esperanza, reina del adviento

-        cree en la Palabra

-        es pequeña

-        colabora

-        de esta manera es ejemplo de la esperanza cristiana que excluye la autosuficiencia y no rebajar promesas de Dios sino que colabora con ellas, reconociendo los déficits propios y ajenos (1º y 2º lecturas)

* Tercer domingo de Adviento: Is 35,1-6a.10; Sant 5,7-10; Mt 11,2-11          

                           Las esperanzas humanas y la esperanza teologal          

- La esperanza cristiana es mesiánica

-        Dios promete (1ª lectura)

-        Dios salva por los ungidos

-        Jesús el Ungido (Ev)

-        Los cristianos como ungidos (2ª y Ev)

-        La esperanza teologal exige trabajar por esperanzas humanas

* Cuarto domingo de Adviento: Is 7,10-14; Rom 1,1-7; Mt 1,18-24

María virgen, síntesis de la esperanza cristiana

-        Concepción virginal (1º, 2º y Ev)

-        La virginidad no es contraria a la dignidad del matrimonio, sino que es expresión del protagonismo de Dios en la salvación.

Pin It

728x90ES2

BANNER02

728x90