¡Pobre Ronaldo! Está triste. Leía en la prensa que “ve una falta de respeto” ganar solo 21 millones porque es el “mejor jugador del mundo”, y pide llegar a los 40 del argentino. Y es “comprensible”. Aunque a nosotros nos parezcan cifras estratosféricas, los sociólogos afirman que todos evaluamos nuestra situación personal comparándonos con otras personas o grupos de referencia. Aunque los 21 actuales le den para unas cañas, no puede evitar la comparación. Ya saben el dicho popular: “los ricos también lloran”.

Nuestra manera de ver la vida, nuestra percepción de lo afortunados o desgraciados que somos, la remuneración de nuestro trabajo, las recompensas o mimos que nos merecemos… no dependen de parámetros objetivos, sino de una mirada subjetiva. El sueldo de Cristiano no es mucho ni poco, solo es MENOS que lo que cobra Messi. En realidad, todos somos Ronaldo. Miramos insatisfechos (y algo envidiosos) lo que cobran los demás, los éxitos cosechados por mi vecino, lo bien que tratan a mi compañera… y eso nos produce tristeza, ira y algo de amargura.

Hasta los personajes bíblicos lo sufrieron. El otro día leíamos en el libro de Samuel (1Sam 18,7) que, después de la hazaña de David con Goliat, el Rey Saúl oyó cantar a las mujeres: “Saúl mató a mil, David a diez mil. Saúl se irritó mucho.  Y a partir de aquel día, Saúl miró a David con malos ojos”. Cuando escuchaba el pasaje en Misa, pensé: “igualicos que Ronaldo y Messi”. En realidad, el objeto a comparar es lo de menos. La sensación de sentir que “saliste perdiendo” es lo que te come por dentro. Te muerde.

La alternativa desde la espiritualidad es una nueva manera de vivir, donde tomando conciencia de nuestra absoluta dignidad, sepamos aceptar lo que recibimos sin comparaciones. Dios nos llama a vivir desde la gratitud y a tener esa mirada lúcida que nos lleva a alegrarnos por el bien ajeno y a sonreír con otros.

Seguramente Cristiano Ronaldo, no me leerá. Pero si quiere el humilde consejo de este pobre cura, le diría que se aleje de esa mirada herida y comparadora, y sepa agradecer todo el amor recibido y el reconocimiento que tiene de tantos millones de madridistas, porque es el único camino para ser felices.  Que sepa celebrar las fiestas propias, los días buenos – que seguro que los hay-, los nombres de su vida. Y ya puestos, también te lo digo a ti, querido lector, y a mí, que andamos en las mismas.

 

Ramón Bogas Crespo

Director de la oficina de comunicación del obispado de Almería

Pin It

BANNER02

728x90