Sus padres, humildes zapateros, lo llevaron a bautizar a los nueve días de su nacimiento en la Iglesia Parroquial de san Miguel Arcángel de su ciudad natal. En 1888, para responder a su vocación sacerdotal, ingresó en el Seminario de san Torcuato. Fue ordenado presbítero el veintitrés de diciembre de 1900.

Su primer encargo pastoral fue el de Coadjutor de la Peza, pasando después a servir a la parroquia de Venta Quemada como Cura Encargado desde 1906 a 1912 y Cura en propiedad desde 1912.

Beneficiado de la Catedral de santa María de la Encarnación de Guadix desde 1914, dedicó el resto de su vida al servicio del culto catedralicio y siempre cumplió fielmente sus obligaciones en el coro. Precisamente este celo sería la causa de su martirio pues, como recuerda el canónigo Sánchez Cuevas, al comienzo de la Persecución Religiosa: «A ella se dirigió el veinticinco de julio del año trágico, por no quedarse sin celebrar el día de su santo. Con este motivo lo detuvieron y le condujeron al furgón humillante y de allí, a Almería. »

De este modo, a sus sesenta y un años, compartió el martirio de los beatos Obispos de Almería y de Guadix.

Pin It