joselaragarzonNació en esta bella villa granadina y recibió las aguas bautismales en su Iglesia Parroquial de la Encarnación. Estudió en el Seminario de Granada y fue ordenado presbítero el veintitrés de diciembre de 1899 en la Catedral de Granada.

El uno de mayo de 1902 tomó posesión de la Parroquia de san Isidro de Alcaudique y de la Coadjutoría de Berja, a las que dedicó más de tres décadas de su ministerio. Presbítero celoso de su ministerio, a la muerte de su cuñado tuvo que mantener a su familia. Su sobrino don Pedro recordaba que: «Se había echado la responsabilidad de sacarnos adelante a mis hermanos y a mis primos, haciéndose cargo de nuestro comercio. Con los pobres era generoso y los atendía en sus necesidades con verdadera alegría y caridad cristiana. No le importaba la hora a la que llamaran a su puerta para socorrerlos. »

No tardaron en amenazarlo al comenzar la Persecución Religiosa, como narra su sobrino: «Lo llevaron al cementerio de Berja con ánimo de matarle allí mismo, y le propusieron que si pisoteaba el crucifijo, le perdonaban la vida, pero él no claudicó. Ante sus enemigos no mostró rencor. Durante cuatro días, antes de ser apresado, repetía en voz alta la misma frase: “Señor, perdona a los que me van a matar”. »

A sus sesenta años, el veintiocho de julio de 1936, marchó a Almería para pedir clemencia al Gobernador Civil. Trataba así de seguir trabajando por su familia pero, al enterarse de su condición presbiteral, lo mandó directamente a prisión y en menos de tres meses al martirio.