miguelmoranosaezFue bautizado al día siguiente de su nacimiento en la Iglesia Parroquial de san Ginés de la Jara de su ciudad natal. En 1909, para responder a su vocación sacerdotal, ingresó en el Seminario de Almería y obtuvo muchas distinciones por sus buenas notas.

Recibió el presbiterado el veinte de marzo de 1920, regresando a Purchena para celebrar su primera Misa el cuatro de abril. Durante su primer año de ministerio fue Coadjutor de Tabernas, sinedo nombrado Cura Ecónomo de Partaloa al año siguiente. Entre 1922 y 1929 atendió la Parroquia de santa María de Líjar.

Párroco de Nuestra Señora de la Encarnación de Félix desde el cinco de mayo de 1929, allí consagraría el resto de su ministerio. Una antigua colaboradora suya, doña Matilde Flores, así lo recordaba: « Mi madre siempre decía: “este hombre es un alma de Dios”. Daba catequesis y era un buen párroco. »

La Persecución Religiosa lo sorprendió muy enfermo de bronquitis y con cuarenta y un años. Detenido a finales de julio de 1936 en la carretera del pueblo, sufrió cárcel en la ciudad de Almería hasta su martirio. Una feligresa de entonces, doña Ana Carretero, decía que: « Nos daba catequesis y buenos consejos. La gente mayor decía que era muy bueno, y los niños lloramos cuando nos dijeron que lo habían apresado en el barco y lo mataron. »

Pin It