fraygabrielolivaresEn la Iglesia Parroquial de san Juan de su ciudad granadina natal fue bautizado, a los diez días de su nacimiento. Con quince años, atraído por la vida de san Francisco de Asís, entró en el noviciado de la Orden Franciscana Menor el quince de agosto de 1903. Un año después hizo su primera profesión y, el dieciocho de agosto de 1907, la profesión solemne. El diecisiete de noviembre de 1912 fue ordenado presbítero.

Además de su labor docente en los colegios de su Orden, colaboró en las revistas seráficas El Monasterio de Guadalupe y Espigas y Azucenas. Con motivo de la coronación canónica de la Santísima Virgen de las Maravillas de Cehegín, en 1925, publicó un hermoso devocionario. El Rey don Alfonso XIII, ávido lector de sus escritos, le manifestó su admiración durante la visita regia que efectúo a Orihuela.

Al sorprenderle la Persecución Religiosa en el convento de Almería, se acogió al amparo que le prestaron diversas familias de la ciudad. Temeroso de que sufrieran por su causa, buscó refugio entre sus amistades de Arboleas. El veinticinco de julio de 1936 fue expulsado a Húercal Overa y detenido.

Su hermano de hábito, fray Modesto, contaba que al visitar un líder miliciano la prisión: « Le propinó muchos golpes en la espalda y en la cintura con el fusil, llevándole así, maltrecho a la prisión del Ingenio de Almería. Al formar un día los reclusos, pasando revista le pregunta: “¿Tú eres fraile?” – calla el padre Gabriel; pero ante la insistencia del otro, contesta: “Yo soy fraile”. – “Pues apunta en la lista al fraile”. Era casi una sentencia de muerte, ya que eran apuntados para ser llevados al Campo de Viator ».

En efecto, fue martirizado a sus cincuenta y ocho años de edad. Sus verdugos comentaban: « ¿Qué te parece lo que decía el fraile? “Perdona a éstos. Y llamaba a su Dios... »

Pin It