Nacido en la cortijada de Cariatiz, fue bautizado en su pequeño templo dedicado a san Ramón Nonato. Hijo de jornaleros dedicados al campo, de ellos aprendió la pureza de sus costumbres, su arraigada Fe y su gran valor ante las adversidades.

Animoso y lleno de entusiasmo, propagó con todas sus fuerzas la Acción Católica en Sorbas. En tiempos de abierta hostilidad contra la Iglesia, difundió por donde pudo el periódico católico La Independencia.

Honrado miembro de la Guardia de Asalto, fue destinado a la ciudad de Almería. Su catolicismo le valió ser detenido y sufrió prisión en El Ingenio. Trasladado el dos de mayo de 1938 a Turón, ni las más crueles torturas lograron someter su valentía cristiana. El veintinueve de mayo le ordenaron cavar su propia fosa en las inmediaciones de la ermita de san Marcos. Por su coraje burló a su verdugo y trató de refugiarse en un olivar, siendo allí martirizado a sus veinticinco años. Sólo muerto pudieron sus verdugos rendir su valeroso cuerpo, destrozándolo de una manera atroz.

Pin It