Queridos diocesanos:

Se ha presentado estos días atrás la «Memoria de Caritas de Almería 2015», y quiero aprovechar las reflexiones que hice a ruego del Director y como presentación de la Memoria. Cualquiera puede ver lo que se puede hacer con millón y medio de euros, que salen de nuestros bolsillos sin que vayan a parar a otros por el camino. Es urgente felicitar agradecidos al equipo directivo y al voluntariado de Caritas Diocesana y de las delegaciones parroquiales; y después de la felicitación, hacer algunas consideraciones que quisiera dar a conocer a todos los diocesanos en esta carta.

La primera consideración, atendiendo a los datos que la Memoria ofrece, me la ofrecen las delegaciones parroquiales que han presentado a tiempo sus datos. La Memoria de Caritas 2015 cuenta a esta fecha con los datos ofrecidos por 64 delegaciones parroquiales,  que significa que han de añadirse todavía los datos de las delegaciones que hasta el presente no han podido presentarlos. Hay que tener en cuenta que  el voluntariado de algunas parroquias son personas sacrificadas y generosas, pero que a veces no pueden llegar a todo, ya porque no disponen del tiempo necesario para cumplir con todo el cometido de Caritas, ya porque a veces falta una presencia continuada de los sacerdotes que tienen a su cargo varias parroquias al mismo tiempo, multiplicando su ministerio como mejor pueden hacerlo. Lo importante es caer en la cuenta de que los datos sólo son los que salen de los informes preparados hasta la fecha, y hay otros que podrían acrecentar algo más la imagen de las actividades de Caritas en algunos miles de euros más, dedicados a atenciones a favor de los  necesitados que se cubren con donativos que se convierten en amor cotidiano  aunque no se note porque quedarán anónimos. Se cumple así la palabra del Señor: «Que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha» (Mt 6,3).

Una segunda consideración me la sugiere la «Información socio-laboral» que la Memoria recoge, porque el Centro de Formación «San Francisco de Asís», que recientemente pusimos en marcha, produce sus resultados, que son verdaderamente alentadores: los cursos de comercio, limpieza de edificios y empleo doméstico han tenido una afluencia de participantes notable en su conjunto, lo que nos anima a pensar que al menos algunas personas podrán entrar en el mercado de trabajo y encontrar empleo. Gracias a los talleres pre-ocupacionales y a los cursos de formación para la reinserción laboral se aligera la difícil tarea de encontrar empleo digno, a la que asimismo ayudan los once Servicios de Información Socio-laboral (SIOS) que funcionan en otras tantas parroquias.

Caritas no puede suplir lo que ha de ser resultado del dinamismo económico de una sociedad desarrollada, pero sí  colaborar, aun de forma modesta, a dinamizar el empleo en situaciones de crisis. A esto sirve la programación socio-laboral de Caritas y el compromiso del voluntariado. Cuando abríamos la «Tienda Koopera» de ropa de segunda mano, que forma parte del programa de transformación de tejidos de los depósitos de ropa de Caritas, nos habíamos propuesto el siguiente objetivo: dar cauce a una actividad industrial que genera empleo y dignifica la cooperación de la persona con su propia promoción social. Es éste un factor principal del proceso de producción, en definitiva, de la economía: la colaboración con la propia promoción humana gracias a la voluntad de mejorar de las personas. Esta mejora se ha de concebir siempre al servicio de la persona, de su dignidad, como viene insistiendo permanentemente el magisterio social de la Iglesia.

La solidaridad emerge de la fraternidad de los hombres que reconocen su común origen en Dios, pero por sí  sola la solidaridad no daría resultados efectivos  que salvaguarden la dignidad humana, si cada uno no se convierte en defensor de su propia dignidad. Es decir, si para hacer valer su dignidad, no pone en juego sus facultades y habilidades para el logro de la propia promoción. Cada hombre y cada mujer están llamados a realizar su vocación, superando la pasión por el tener y poseer bienes mediante la afirmación continuada del propio «ser». Algo que se obtiene como resultado de la entrega de sí mismo al logro del bienestar que reclama su dignidad y mira al bien común.

Así planteadas las cosas, se ha de tener presente que, en para poner en acción la vocación humana al desarrollo personal, está el trabajo como medio de realización personal y social. Por eso, cuando falta el trabajo se pone en peligro la realización de la persona y el mantenimiento de su propia dignidad. Se comprenderá que, en verdad, la opción preferencial de la Iglesia por los pobres, siguiendo el ejemplo de Jesús,  sea «una opción o forma especial de primacía en el ejercicio de la caridad cristiana, de la cual da testimonio toda la tradición de la Iglesia»[1]. Una tercera y última consideración que me sugiere la Memoria de Caritas es la misma condición eclesial de Caritas, ya que los datos que se nos presentan en ella son el resultado de la fe que alienta todo el compromiso de Caritas y sus proyectos. Es necesario considerar, en efecto, una vez más que es inseparable la acción de Caritas del permanente cultivo de la espiritualidad cristiana que alimenta cuanto pone en obra. Lo decíamos los obispos españoles justamente el pasado año, el mismo que recoge la Memoria, invitando a todos los fieles de nuestras Iglesias diocesanas a «cultivar una sólida espiritualidad que dé consistencia y sentido a nuestro compromiso social»[2].

Hemos de recordar lo que escribía el papa Benedicto XVI, en su encíclica social Caritas in veritate, y subrayaba con gran énfasis: «La caridad en la verdad, de la que Jesucristo se ha hecho testigo con su vida terrenal y, sobre todo, con su muerte y resurrección, es la principal fuerza impulsora del auténtico desarrollo de la persona y de toda la humanidad»[3]. Es decir, la caridad hunde sus raíces en la fe en Dios y no cabe contraponer la promoción de la justicia a la fe y al cultivo de la espiritualidad cristiana, porque la caridad es nutrida por la, que alienta la esperanza de alcanzar un mundo mejor.

En este Año Santo de la Misericordia, nos lo recuerda el Papa Francisco, al invitarnos a ser imitadores de Dios y, de este modo, a ser «misericordiosos como el Padre». La misericordia divina no sólo compadece, sino que lleva la compasión al levantamiento del hombre de su pecado y postración. La misericordia es amor que redime de la exclusión y la marginación, amor solidario e integrador, amor liberador de sanación que promueve y restaura la dignidad ofendida y, tantas veces, perdida. La labor de Caritas es la de contribuir a que las necesidades concretas del prójimo encuentren solución posible, siguiendo el ejemplo de Jesús, quien ante la multitud de personas que le seguían, «a causa de este amor compasivo curó a los enfermos que le presentaban y con pocos panes y peces calmó el hambre de grandes multitudes. Lo que movía a Jesús en todas las circunstancias no era sino la misericordia, con la cual leía el corazón de sus interlocutores y respondía a sus necesidades más reales»[4].

Invito, por esto, a todos cuantos trabajan en Caritas al servicio de los necesitados, y a las comunidades parroquiales que sostienen su labor, a alimentar firmemente su compromiso con la acción de caridad cristiana, siguiendo el ejemplo del Señor. La caridad verdadera se alimenta de la caridad de Dios, «porque Dios es amor» (1 Jn 4,8).

Con mi afecto y bendición.

Almería, a 10 de julio de 2016

                                   X Adolfo González Montes

                                          Obispo de Almería


[1] San Juan Pablo II, Carta encíclica Solicitudo rei sociales (30 diciembre 1987), n. 42.

[2] CV Asamblea plenaria de la CEE, Iglesia, servidora de los pobres (24 abril 2015), nn.36-38.

[3] Benedicto XVI, Carta encíclica sobre el desarrollo humano integral en la caridad y en la verdad Caritas in veritate (29 junio 2009), n. 1. 

[4] Francisco, Bula de convocación del Jubileo Extraordinario de la Misericordia Misericordiae vultus (11 abril 2015), n. 8.

Pin It

BANNER01

728x90