Con la celebración solemne de la santa Misa de la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, el próximo día 14 de septiembre del corriente año de 2011, y la impartición por el Obispo diocesano de la Bendición papal, facultad que le ha sido concedida por el Santo Padre para esta feliz ocasión, queda clausurado el Año jubilar de la Santa Cruz del Voto de Canjáyar.

En la mente y disposición de la Penitenciaria Apostólica, con la clausura del año jubilar queda excluida la prolongación de la gracia jubilar vinculada a la iglesia parroquial de la Santa Cruz de Canjáyar, que por generosa concesión del Santo Padre, administrador supremo del “ministerio espiritual de las llaves” (cf. Mt 16,19), nos ha sido permitido recibir como gracia de reconciliación y comunión a lo largo de todo el Año Jubilar, que queda felizmente clausurado en la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

Ha sido un año tan lleno de gracias para la comunidad parroquial de Canjáyar, para el arciprestazgo del Alto Andarax y para toda la diócesis de Almería que hubiéramos deseado que no terminara. Este fervor y gozo de la fe es señal de la benéfica influencia de la gracia de la reconciliación y del impulso del Espíritu Santo, de quien viene el consuelo en las dificultades y el fortalecimiento del testimonio y del impulso misionero que alienta la obra evangelizadora de la Iglesia.

         El Obispo diocesano quiere recordar a todos los fieles que la Penitenciaría Apostólica, por delegación del Santo Padre, tiene concedida indulgencia plenaria una sola vez y un día al año, aplicable a los vivos y a los difuntos, a quienes visiten la propia iglesia parroquial en el día de su fiesta titular y cumplan las condiciones establecidas por la Iglesia, cuales son: “la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Sumo Pontífice, excluyendo todo afecto a cualquier pecado incluso venial” (Enchiridion indulgentiarum: Norma n. 7).

Finalmente, el Obispo diocesano agradece vivamente a cuantos han contribuido con su esfuerzo y entusiasmo, fervor y devoción a la Santa Cruz, su contribución apostólica y pastoral, para que el Año jubilar obtuviera las gracias divinas. Asimismo, a todos los fieles de la comunidad parroquial de la Santa Cruz de Canjáyar y de las parroquias del arciprestazgo del Alto Andarax, y a los fieles de toda la diócesis que han concurrido a lo largo del Año jubilar a recibir la gracia del perdón y reconciliación eclesial, aplicable a los vivos y a los difuntos en indulgencia plenaria, el Obispo les invita a dar vivas gracias a Dios todopoderoso por los dones recibidos, que dimanan de la muerte redentora de Cristo en la Cruz, por la cual fuimos salvados.

Que la Virgen Dolorosa, Madre santísima del Redentor, que estuvo junto a la Cruz de su Hijo, interceda ante Él para que, por los sufrimientos que padeció causados por el sacrificio de Cristo, las gracias recibidas a lo largo de este Año jubilar produzcan abundantes frutos de renovación de la vida cristiana en todos los fieles.

Almería, a 12 de septiembre de 2011.

                                                           + Adolfo González Montes

                                                                       Obispo de Almería

Pin It

BANNER01

728x90