Corazón de Jesús, Señor y Salvador de la humanidad, que fuiste levantado sobre la tierra para atraer a Ti a todos los hombres como Redentor del mundo:

Hoy venimos ante su sagrada imagen, para renovar la consagración a tu Corazón sagrado de la Iglesia diocesana, cuya geografía se extiende tanto como nuestra Provincia y sus gentes. Queremos unirnos a la consagración que hicieron nuestros mayores, generación tras generación, para entregarte sus vidas pidiendo que se cumpla la voluntad de Dios Padre y venga a nosotros tu Reino de paz y justicia, de libertad, de amor y de gracia. Queremos seguir viviendo según el designio del Padre como fieles discípulos tuyos, capaces de llevar el Evangelio de la vida a los hombres de nuestro tiempo, testigos del amor por nosotros que te llevó a la pasión y a la cruz para que no se perdiera ninguno de los que el Padre te ha dado.

Te damos gracias, porque diste tu vida por nosotros, Señor. Nos conmueve contemplar tu Corazón atravesado y, a pesar de nuestros pecados, quisiéramos corresponder a tu amor con el nuestro, reparando el desamor y los agravios de tantos alejados de Ti. Nos sentimos sostenidos por tu gracia y amparados en la intercesión de tu Santísima Madre, cuyo Corazón Inmaculado, asemejado al tuyo, fue traspasado junto a la Cruz al contemplarte víctima de nuestros crímenes e injusticias.

Te pedimos, Señor y Rey nuestro, que reavives nuestro amor primero y que el Espíritu Santo inspire nuestras acciones. Acrecienta el celo sacerdotal de tus ministros, la vida de consagración de religiosos y miembros de las sociedades apostólicas, y la capacidad de testimonio de los fieles laicos, llamados a transformar las realidades temporales según el plan de salvación de Dios Padre.

Te consagramos, Señor, nuestras personas y te ofrecemos nuestras vidas. Todo lo ponemos bajo tu divino Reinado para que por medio nuestro te lleguen a conocer los hombres y mujeres de nuestro tiempo que viven alejados de Ti. Ayúdanos a permanecer fieles a la tradición de fe apostólica que ha inspirado nuestra historia cristiana.

Haz, Señor, que tu Reinado social sobre nosotros colme a España de la bendición divina,  para que nos veamos libres de los graves atentados contra la vida humana, se haga fuerte la fidelidad de los esposos y se consolide la vida familiar. Que tu Reinado de justicia multiplique el trabajo, fuente de progreso y paz social, para que podamos alabarte, y por la fe, la esperanza y la caridad vivamos ya contigo en tu Reino.

Jesucristo, Señor y Rey nuestro, hermano de los pobres, bendice a cuantos en Ti ponemos toda esperanza. Por Ti la gloria y la alabanza a Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo.

¡Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de nosotros!

¡Corazón de Jesús, en Ti confío!

 Almería, a 19 de junio de 2009

 + Adolfo González Montes
Obispo de Almería

 

Renovación de la Consagración de la Diócesis de Almería al Sagrado Corazón de Jesús ante Su imagen en el Cerro de San Cristóbal.

Se le concede indulgencia parcial a cuantos recitaren esta oración; e indulgencia plenaria en las iglesias parroquiales, si se recitare en la solemnidad del Sagrado Corazón en 2009 y 2010, en las condiciones establecidas (cf. Enchiridion indulgentiarum. Normas, 15).

Pin It

728x90ES2

BANNER02

728x90