Homilía en el Domingo XXII del Tiempo ordinario del Año
Domingo de la Procesión de la Virgen del Mar
Patrona de la Ciudad de Almería

Lecturas: Jer 20,7-9
  Sal 62
  Rom 12,1-2
  Mt 16,21-27

Queridos hermanos sacerdotes y diáconos;
Comunidad religiosa de la Orden de Predicadores.
Ilustrísimo Sr. Alcalde y dignísimas Autoridades;
Cofrades de la Virgen;
Hermanos y hermanas en el Señor:

El evangelio que acabamos de proclamar recoge la primera de las tres predicciones que anuncian la subida de Jesús a Jerusalén para padecer la pasión y la cruz, ser ejecutado y resucitar al tercer día. Acontece este anuncio de Jesús después de haber recibido de Pedro como portavoz de los discípulos la confesión de fe: “Tú eres Jesús es el Cristo (el Mesías), el Hijo de Dios vivo” (Mt 16,16). A esta confesión de fe, Jesús respondió declarándole piedra sobre la que construiría su Iglesia y matizando la naturaleza de esta confesión: “Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos” (16,17). Ni mejor ni peor que los demás discípulos, Pedro ha recibido la instrucción de Jesús en la intimidad de trato que Jesús otorga a aquellos que libremente eligió para estar con él (Mc 3,13-14) y a los que ahora prepara para la pasión y la cruz. Sin embargo, Pedro reacciona ante el anuncio de los sufrimientos de la pasión como reaccionamos todos los seres humanos, razonablemente, rechazando el dolor y la muerte.

El contraste es grande entre la respuesta de Jesús a Pedro ante su confesión de fe y la respuesta que da Jesús a las palabras de disuasión de Pedro, que pretenden apartar a Jesús de su pasión y cruz. Después de haberle declarado piedra sobre la que levantar la Iglesia, le recusa con duras palabras: “Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar, tú piensas como los hombres, no como Dios” (16,23). No se trata de rechazar la voluntad de felicidad que anima a todos los seres humanos, ni mucho menos de adoptar una actitud masoquista que sólo las mentes enfermas adoptan cobijados en el dolor. Se trata del seguimiento de Cristo mediante el cumplimiento de la voluntad del Padre, y esto tiene sus inevitables consecuencias. La salvación del mundo es la encomienda del Padre al Hijo encarnado, que éste ha de llevar a cabo dando a conocer el designio divino de salvación universal, la revelación de la voluntad de Dios como camino de salvación, que tropezará contra resistencia de los hombres y sus planes homicidas. La pasión y la cruz de Jesús son el resultado del alejamiento de la voluntad de Dios que realizan los hombres; son consecuencia de la oposición de los hombres al plan de salvación de Dios. Por eso, la incomprensión, la persecución y el martirio están siempre en el horizonte del discípulo de Cristo. Esto es lo que Pedro, el Príncipe de los Apóstoles, no comprendía: pensaba como los hombres, no como Dios.

Proclamar la palabra de Dios es incómodo incluso para el portavoz de Dios, como leemos en el relato de la vocación profética de Jeremías. Seducido por la llamada de Dios, el profeta se resiste a aceptar sus consecuencias, a tener que “gritar «Violencia», y proclamar «Destrucción»” (Jer 20,8). También el profeta se cansa de esta tarea porque la palabra de Dios es causa de sinsabores e incomprensiones e incluso puede poner su vida en peligro. Desearía olvidarse de ella, pero “la palabra era en mis entrañas como un fuego ardiente, encerrado en los huesos; intentaba contenerla, y no podía” (Jer 20,9).

Dice el libro de la Sabiduría que Dios no quiere el dolor de los hombres ni es artífice de la muerte eterna, ni tampoco se alegra con la destrucción de los vivientes, porque él lo creó todo para que subsistiera (cf. Sb 1,13-14a). Por eso advierte. “No persigáis la muerte con vuestra vida perdida ni os busquéis la ruina con las obras de vuestras manos” (Sb 1, 12). El dolor y la muerte son consecuencia del abandono de la voluntad de vida de Dios, pues “todas las criaturas son saludables y no hay en ellas veneno de muerte ni el abismo reina sobre la tierra” (Sb 1,14b). El pecado es el origen de todo mal y de la muerte eterna, el dolor es consecuencia de la rebeldía frente a Dios y del alejamiento de sus mandamientos, porque fuera de Dios no hay vida ni felicidad, sólo apariencia de vida, enmascarada a veces de placer momentáneo y evanescente: un espejismo que ha seducido siempre al hombre, pero con particular intensidad en los tiempos de prosperidad y abundante disfrute de los bienes materiales. Cuando éstos desaparecen o están en peligro el goce deja paso al desasosiego de las personas;  las sociedades se tornan conflictivas, y las exigencias de unos y de otros para colmar las apetencias no satisfechas y los intereses perdidos pueden conducir al enrarecimiento de la paz social, amenazada por sentimientos egoístas e insolidarios.

Jesús rechazó a Pedro con las mismas palabras con las que rechazó a Satanás: “¡Apártate de mi vista, Satanás!”. Pedro tiene el propósito del diablo, cuando le tentó en el desierto: alejar a Jesús de cumplir la voluntad de Dios. Pedro, llevado por su deseo de apartar a Jesús del sufrimiento, no cae en la cuenta que el libro de la Sabiduría añade a las palabras antes mencionadas que “por envidia del diablo entró la muerte en el mundo y la experimentan sus secuaces” (Sb 2,24). De piedra para la construcción de la Iglesia, Pedro se ha convertido en tentador, en piedra de tropezar, en escándalo para Jesús. No comprenden los apóstoles que el seguimiento de Jesús lleva consigo la cruz, aun cuando habían escuchado de labios de Jesús en el discurso apostólico: “El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí. El que encuentre su vida la pederá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará” (Mt 10,38-39). Jesús repite ahora aquellas mismas palabras, para recordar a los discípulos que el seguimiento encierra esta gran paradoja: ganar aparentemente la vida puede significar perderla para la vida eterna, si por ganancia se ha de entender buscar la felicidad al margen de la ley de Dios, única garantía de vida dichosa y sin fin.

Quienes pretenden vivir como si Dios no existiera arriesgan su vida para siempre, porque Dios existe y sólo Dios es señor y dador de vida. No es posible pretender construir una sociedad sin Dios contra la poderosa voz divina que resuena en el interior de quienes ni oscurecen  ni reprimen la conciencia moral con la que Dios dotó nuestra naturaleza, para que cada ser humano pueda distinguir el bien del mal y obrar con rectitud y justicia. Ni el hombre es dueño de la vida ni tiene el poder de reprimir la conciencia de Dios. Todas las imposiciones realizadas en la historia contra Dios, en nombre de la libertad del hombre, se han convertido en represiones de la libertad humana, que sucumbe cuando se ahoga la alabanza divina. Las ideas al uso y los programas para difundirlas no garantizan nunca su verdad. La verdad de las cosas no es discrecional ni se impone, sencillamente se constata. Jesús dijo del tentador que siempre “ha sido mentiroso y padre de la mentira” (Jn 844). Entre nosotros hoy, resulta poco comprensible la tergiversación constante de la historia del cristianismo y el descrédito de la fe cristiana difundido por algunos con tanto tesón, mientras hacen declaraciones de respeto a la libertad religiosa. No resultan veraces ni se hacen dignas de crédito declaraciones en favor de la libertad religiosa que de hecho parecen una amenaza para quienes pretenden vivir conforme a sus creencias en privado y en público.

San Pablo exhortaba a los cristianos de Roma con estas palabras que hemos escuchado: “No os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto” (Rom 12,2). Tal es el ideal de la vida cristiana, de la cual los bautizados hemos de dar testimonio ante el mundo, ante las personas que cada día entran en contacto con nosotros. Hemos de hacerlo viviendo en privado y en público conforme a la voluntad de Dios y excluyendo de nuestra conducta cuanto desagrada a Dios. No podemos permanecer callados ante el mal, y ante los intentos de construir una sociedad ajena a la voluntad de Dios. Se nos va en ello la salvación y la felicidad que Dios ha prometido a cuantos le aman. El testimonio es el camino del apóstol y del evangelizador, el camino de cada cristiano.

Que la Santísima Virgen del Mar, nuestra Patrona, que siempre hizo la voluntad de Dios, aceptando el camino que la llevaría a la cruz de su Hijo, nos conceda el don del seguimiento de Cristo en fidelidad a la voluntad de Dios. Hoy acudimos a ella gozosos por su presencia continuada entre nosotros, Madre de Dios y nuestra. A ella traemos nuestros anhelos más íntimos junto con nuestros dolores y penas, a ella encomendamos nuestra vida y nuestra muerte. En ella ponemos nuestra esperanza, sabedores de que su intercesión por nosotros ante el Hijo, que anduvo los caminos de la pasión y de la cruz, es favor que nos hace cada día.

«Estrella del Mar, Reina y madre de misericordia, ayuda con tu auxilio a los desamparados y cuantos necesitan ayuda y fraterna solidaridad nuestra: a los que carecen de trabajo y están lejos de sus hogares. Te encomendamos a todas las familias de nuestra ciudad y las que sufren por la violencia doméstica y el desamor de los suyos. Te pedimos que alivies sus penas suscitando en nosotros fraterna solidaridad y sincera voluntad de amar a Dios y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Ayúdanos con tu maternal solicitud a todos tus hijos, marcados por la finitud y la amenaza que siempre pesa sobre nuestra vida mortal. Bendice, Madre amadísima y Patrona nuestra, nuestras vidas y trabajos, acoge bondadosa las súplicas de las gentes de nuestra ciudad y vela por todos nosotros. Amén».

Almería, a 31 de agosto de 2008
Santuario de la Virgen del Mar

+ Adolfo González Montes
Obispo de Almería

Pin It

BANNER02

728x90